Alojamiento en Santiago | Tips para elegir

alojamiento en santiago camas

Lo primero para saber cómo elegir un buen alojamiento es definir: ¿Qué quieres?

Lo primero que debes de saber es que en la vida no hay nada gratis, y la mayoría de las cosas que son baratas generalmente el costo lo trasladan a otras cosas. Por ejemplo, los hoteles más económicos normalmente estarán a las afueras de la ciudad, quizás no estén tan limpios o no cuenten con todos los servicios que necesitas.

Dicho lo anterior, tienes que estar consciente de que tanto estás dispuesto a sacrificar en comodidad para encontrar un hotel barato. Esto no quiere decir que en realidad tengas que sacrificarlo, pero al menos estar consciente de que quizás tendrás que hacerlo.

Entonces, si comparas 2 hoteles de 4 estrellas y quisieras encontrar un hotel bueno y barato tendrás que buscar o sacrificar alguna de las siguientes cosas:

Ubicación.

Los hoteles más económicos normalmente se encontrarán en los lugares más alejados de la zona turística, en ciudades pequeñas esto puede no marcar una diferencia pero en ciudades grandes, donde trasladarte representa un viaje de ida de 2 o 3 horas más otras 2 o 3 horas de regreso, quizás no sea tan conveniente.

Acceso a transporte público.

Antes de empezar a buscar hoteles debes de tener una idea de cual es la forma más eficiente de trasladarse en la ciudad donde estarás, por ejemplo, la forma más eficiente de moverte en Japón es en transporte público mientras que en India es en Taxi o Rickshaw. Si el hotel donde te piensas hospedar no tiene un buen acceso a transporte público entonces lo que te ahorras por noche en el hotel se trasladará automáticamente al gasto del transporte que tendrás que pagar para moverte.

Limpieza.

Crecí en una familia en donde la limpieza es vital, cuando era pequeño mi mamá no me dejaba jugar en la tierra o en la calle para no ensuciarme, siempre andaba detrás de mi con un pañuelo húmedo. Mi cuarto y los departamentos donde he vivido siempre están limpios, si no me creen pregunten a mis ex compañeros de departamento. Pero cuando las cosas no están dentro de mi control, como lo sería en una habitación de hotel, la verdad es que soy bastante relajado y no me afecta. Tampoco me he hospedado en lugares en donde las cucarachas merodeen por todos lados, aunque una vez amaneció un grillo muerto en mi cama y eso que era un hotel de cadena reconocida, el punto es que en muchos países la limpieza quizás no es uno de sus fuertes e inclusive en hoteles de categoría media o ejecutivos habrá cosas que no estén a la altura de lo que estás acostumbrado en casa pero eso no quiere decir que no puedas tolerar un par de noches. ¿querías ahorra dinero no? Siempre hay un sacrificio.

Desayuno.

Aquí depende de muchos factores a considerar si es que buscas una habitación con desayuno incluido o no. El primero es el país en donde vas a viajar, diferentes países, diferentes comidas y el desayuno es quizá la parte más contrastante de todas ellas. Como mexicano estamos acostumbrados a una mezcla de comida mexicana (chilaquiles, molletes, quesadillas, pozole, etc.,) con comida americana (huevos revueltos, salchichas, cereal, pancakes/hotcakes, etc.) para desayunar, entonces cuando llegas a China y te das cuenta que el desayuno Occidental no es algo que encontrarás en la calle o en los restaurantes y que tan sólo algunos hoteles lo tienen, quizás te convenga si no quieres desayunar comida china todos los días durante tu viaje (esto también es desgastante si no estás acostumbrado). El otro factor es el costo, si ya has viajado un poco por el país tendrás una pequeña noción de cuanto cuesta la comida y en ocasiones los hoteles abusan del desconocimiento de los turistas cargando un sobreprecio en las habitaciones que tienen desayuno incluido. Si ya sabes cuanto cuesta la comida y que otras opciones pudieras encontrar para desayunar, entonces fácilmente puedes omitirlo y ahorrar un poco. Por último, el desayuno es realmente una ruleta rusa. En ocasiones será bufete y otras tan sólo cereal, a veces te tocará un excelente desayuno a la carta y en otras preferirás omitirlo por que no tienes ni idea de que es. Aquí realmente es a tu gusto, si ya lo pagaste pero no te gusta, no tiene caso que lo comas.

Restaurante.

Si tu hotel está a las afueras, por que quisiste ahorrarte un poco de dinero, entonces al menos asegúrate que tenga un buen restaurante para cenar o comer. Hay lugares en los que viajarás en donde el mejor restaurante de esa ciudad es el del hotel, en ciudades grandes no le presto mucha atención a este tema. Pero siempre hay que tenerlo a consideración.

Wi-Fi Gratis.

Mi trabajo requiere que tenga una conexión a internet constante y si un hotel piensa cobrarme la mitad de una noche de hospedaje por 24 horas de internet inalámbrico, inmediatamente ese es un NO. En Europa es común que los hoteles/hostales cobren por el uso del internet, pero en lo personal siempre he preferido pagar un poco más o buscar otro hotel si eso me asegura que voy a tener una conexión constante en mi computadora y celular. Si tan sólo piensas usar el internet para revisar mails y mandar saludos, puedes omitir este punto.

Tamaño de la habitación.

Son contadas las ocasiones en donde un hotel barato se traduce en una habitación grande, podrá tener una limpieza excepcional, un desayuno increíble, estar en una zona inmejorable pero lo más probable es que si está barato es por que tu habitación va a ser pequeña, muy pequeña.

Trato del personal.

Hay hoteles en donde jamás te dirán por favor, gracias o te indicarán donde está el elevador. Para muchas personas esto juega un papel decisivo en si hospedarse ahí o no, en lo personal me da igual.